viernes, 13 de marzo de 2015

Cuaresma

Fotografía: José Gregorio Marcano
Los 40 días previos a la Semana Santa o Semana Mayor es lo que llamamos Cuaresma. Tiempo de reflexión y preparación para los cristianos.

En el Zulia, el calor se acrecienta y nubes de polvo se levantan tiñendo el paisaje de marrón. Es tiempo de colores. Los araguaneyes florecen, al igual que los apamates, para contrastar sus frondosas  y coloridas copas con el azul tenue del cielo. Una pertinaz lluvia de flores cae para dejar a sus pies alfombras de vibrantes colores amarillo y lila. Es un espectáculo efímero, como la vida misma; y lo que hoy te maravilla, mañana no es más que un recuerdo.


Cuaresma es también tiempo de patillas y melones, que refrescan la garganta sedienta de los zulianos, al igual que el cepilladero o el vendedor ambulante de jugos y refrescos, quien con renovada bandera de ocho estrellas, ofrece su mercancía. Es el momento perfecto para florecer las orquídeas, arracimadas desde los más insólitos árboles. Desafían la sequedad, el calor;  y a la sombra de un mango o un roble, dejan ver sus refinadas formas violetas y albas.


Esta Cuaresma es de cielos encapotados y una llovizna sorpresiva que, sin embargo, no alejan el calor de las noches de verano. Es tiempo de reflexión, de decir adiós a la vida anterior y renovar el alma. Es menester recordar que para poder renacer, la muerte ha de imponerse inexorable.


Fotografía: José Gregorio Marcano

Fotografía: José Gregorio Marcano
Fotografía: José Gregorio Marcano
Fotografía: José Gregorio Marcano
Fotografía: José Gregorio Marcano
Fotografía: José Gregorio Marcano
(Originalmente publicado el 29 de marzo de 2006)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada