miércoles, 16 de abril de 2014

40 años de Boves, el Urogallo

Gustavo Rodríguez como José Tomás Boves.
Fuente: Noticiero Digital
En 1972 fue publicada la primera edición de Boves, el Urogallo, obra que se convertiría en uno de los hitos de la  literatura venezolana. Con su primera novela, el psiquiatra y escritor Francisco Herrera Luque (1927-1991) iniciaba lo que se denominó la “historia fabulada” —una combinación de hechos reales con la recreación de otros de ficción—. Críticos y lectores fueron unánimes en su entusiasta respaldo a este libro, el cual desde su aparición se convirtió en uno de los más leídos en nuestro país.

José Tomás Boves fue el personaje que inspiró esta extraordinaria novela. Se le conoció como Taita Boves, el León de los Llanos, la Bestia a caballo o El Urogallo, apodo que toma Herrera Luque para narrar  la vida de uno de los más sangrientos caudillos españoles que combatió al ejército venezolano durante la gesta independentista.

José Tomás Boves. Fuente: Internet
La historia de este asturiano incluye sus inicios como modesto pulpero, rechazado por la aristocracia local, así como su intento por apoyar la guerra de independencia en 1810, lo cual fue objetado por los criollos de Caracas debido a su condición social como “blanco de orilla”. Acusado de traidor y sentenciado a muerte, su pulpería fue saqueada y quemada, mientras que su esposa María Trinidad Bolívar resultó asesinada frente a su hijo. Sin embargo, los realistas lo liberaron en Calabozo; a partir de allí Boves se incorporó a sus filas e inició su ascenso militar en el ejército español, donde se destacó por su valentía, pero también por su crueldad. Usó a su favor los resentimientos sociales de las clases más bajas en contra de los abusos y la explotación implantada por los llamados mantuanos, desencadenó una feroz ofensiva contra los ejércitos independentistas y gracias a su liderazgo contribuyó decisivamente a la pérdida de la llamada Segunda República. El 5 de diciembre de 1814 murió a los 32 años de edad en la batalla de Urica.

Interesante el personaje y siendo un éxito la versión literaria basada en su historia, en 1974 Radio Caracas Televisión (RCTV) anunció que grabaría la telenovela Boves, el Urogallo, inspirada en la obra de Herrera Luque. El diario Panorama publicaba en noviembre de ese año un artículo en el cual auguraba el fracaso de esta producción dramática, al considerar que la complejidad de la trama y los hechos históricos vinculados a ella eran muy difíciles de llevar fielmente a la pequeña pantalla. Tales “fatales vaticinios” no afectaron la decisión de RCTV.

La versión para la pantalla chica fue escrita por José Ignacio Cabrujas y  la dirección fue asignada a Román Chalbaud. Sorpresivamente, el rol protagónico se le encomendó a un nuevo talento, quien venía de recibir excelentes críticas por su labor teatral: Gustavo Rodríguez.

Gustavo Rodríguez. Fuente: Diario 
Últimas Noticias
El actor guayanés, nacido en Ciudad Bolívar el 19 de febrero de 1947, desde muy temprana edad participaba en todos los actos de su escuela «y me ganaba todos los premios», según el mismo lo expresó en una entrevista. Su formación actoral venía del Teatro Universitario de la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde se formó con grandes maestros como Nicolás Curiel y José Ignacio Cabrujas, entre otros. Luego, a través del Instituto Nacional de Teatro, estudió en Europa, para profundizar sus conocimientos en el arte dramático.

Román Chalbaud lo conocía por su trabajo en el ámbito universitario y luego lo reencontró en la audición para la telenovela: «A ese casting fueron muchísimas personas, como 47. Vi en él a un gran profesional, muy serio, lleno de entusiasmo y pasión por el arte. Él era el actor con el que cualquier director quiere trabajar porque no era conflictivo... Al ir grabando uno descubría a un actor vigoroso, inteligente...».1

El caudillo a caballo. Fotografía: Ricardo
Armas / Orinoquiaphoto
Al preguntarle cuán importante había sido ese papel para su desarrollo profesional, Gustavo Rodríguez respondió:

- Mucho, no sólo para mí, sino para la propuesta de la televisión nacional, porque ese proyecto planteó una estética distinta. Radio Caracas Televisión se propuso hacer con José Ignacio Cabrujas y otras personas una visión diferente, más próxima, más cercana, más entrañable con el perfil social de nuestro país y del venezolano. Fue la primera novela que protagonicé y fue la prueba de que la historia puede estar al alcance del público.2

Ante la importancia del reto que se avecinaba, el reparto fue cuidadosamente escogido y a un selecto grupo de grandes actores venezolanos, como Amalia Pérez Díaz, Carlos Márquez, Luis Calderón, María Teresa Acosta, Virgilio Galindo, Rafael Briceño, Arturo Calderón, Enrique Benshimol y Eduardo Cortina, se le unieron nombres de nuevos valores como Chony Fuentes, María Eugenia Domínguez, Marisela Berti, Francis Rueda, William Moreno, Renato Gutiérrez y Pedro Durán, entre otros, que fueron incorporándose paulatinamente mientras avanzaban los preparativos de la producción. Algunas escenas fueron grabadas en las cercanías de la Colonia Tovar.

Marisela Berti y Gustavo Rodríguez en una escena
de la telenovela. Cortesía Marisela Berti.
Marisela Berti, para la época una novel actriz que formaba parte de la comedia Él y Ella, interpretó a uno de los amores de Boves, María Trinidad Bolívar. Su personaje también sufrió en carne propia la violencia que despertaba el español, pues fue violada y asesinada terriblemente. La actriz recuerda que murió empalada: «así se llamaba esa costumbre tan salvaje. La verdad, se narró su desenlace, no se vio en pantalla, pues tú comprenderás que en esa época la televisión estaba llena de censura».


María Eugenia Domínguez interpretóa la sensual
Eugenia Blanco.
Eugenia Blanco, criatura sensual y sexual, calificada por Lovera-DeSola como «una de las grandes creaciones literarias de Herrera Luque, persona producto de su febril imaginación y de la honda comprensión del ser humano que nos ofrece este novelista»3 sería encarnada por la atractiva actriz María Eugenia Domínguez. En el libro era calificada como “rabo caliente” por Juana La Poncha, una de las esclavas de la casa, interpretada magistralmente en la telenovela por la veterana actriz María Teresa Acosta.

El tercer gran personaje femenino lo constituía Inés Corrales —según Lovera-De Sola, una mujer intrépida e intempestiva y ante quien, al momento de la verdad, el Boves enamorado se delata impotente—. El rol le sería encomendado a Choni Fuentes. Ella había dado sus primeros pasos en el mundo artístico a través del modelaje y su primera oportunidad como actriz la tendría haciendo sketchs con Germán Freites en el espacio Martes Monumental. Miguelángel Landa la incorporó al elenco de El y Ella, donde estuvo por cuatro años, actividad que combinaba con pequeños papeles en novelas, hasta que surgió la oportunidad de interpretar a Inés. En entrevista a Ever Garcés, la actriz señalaba: «Recuerdo que ese papel se lo peleaban las grandes actrices, pero me lo dieron a mí. Fue muy significativo, un personaje espectacular…». 


Chony Fuentes.
La manera cómo llegó a este personaje la revelaría de forma más detallada a la revista española Tele-indiscreta en la década de los 80. Chony dijo que se le ofreció mientras hacía uno de los capítulos de Él y Ella: «Un día, en el rodaje  se me acercó un hombre de rostro familiar y tras permanecer unos segundos observándome en silencio, me dijo: “Tú eres mi Inés Corrales”. Al ver, claro, que yo no entendía nada,  se presentó. Era nada más y nada menos que Román Chalbaud, un destacado dramaturgo y cineasta venezolano, que estaba produciendo una serie televisiva  de nombre “Boyes (sic), el Urogallo”, para la que estaba buscando desesperadamente la actriz que pudiera dar la talla de la esposa de Boyes (sic), Inés Corrales. Y al parecer estas características especiales las vio en mí. Este papel me abrió definitivamente las puertas de la actuación.»


Pedro Durán.
Fuente: Blog del actor
Curiosamente, esta telenovela se convirtió en la oportunidad esperada para muchos actores. Uno de ellos fue Pedro Durán, actualmente uno de nuestros más sólidos intérpretes en papeles de carácter y quien entonces apenas se iniciaba en el trabajo actoral. Cuenta que en 1974 los productores buscaban a personas mulatas para trabajar en calidad de extra en la producción «y el profesor Benshimol (Enrique), me recomendó directamente con Chalbaud. Te imaginarás el tamaño del compromiso. Así arranqué»4. Pedro estudiaba en la escuela Teatro, Escuela y Arte (TEA) que funcionaba en la Casa Sindical del Paraíso, en Caracas, bajo la dirección del recordado actor Enrique Benshimol. Con 26 años, Durán debutó personificando a un esclavo que le sostenía la sombrilla a un cardenal, interpretado por el actor español Luis Calderón. Juntos grabaron su primera escena, que quedó bien a la primera toma. Luego apareció en 10 capítulos más.

Amalia Pérez Díaz en una escena de Boves.
Boves el Urogallo se estrenó el 5 de noviembre de 1974, a las 7:00 pm por RCTV. Francisco Herrera Luque, para la fecha embajador de Venezuela en México, asistió al estreno de la serie. La letra y música del tema musical estuvo a cargo de la cantautora Gloria Martín, el cual fue presentado oficialmente el 02 de noviembre de 1974 en el programa sabatino Feria de la Alegría. La telenovela fue transmitida en capítulos de dos horas antes de Raquel, uno de los grandes éxitos de Doris Wells y Raúl Amundaray, por lo que RCTV se apuntó un alto nivel de sintonía en horario estelar.

Boves (Gustavo Rodríguez) y Eugenia (María Eugenia Domínguez). 
Fuente: Diverso Magazine
La producción dramática llegó a su fin en marzo de 1975 y se consideró como una prueba de fuego el debut protagónico para el jovencito Gustavo Rodríguez. Panorama (03/11/1974), al momento de anunciar el estreno de la serie, señaló: «quienes han visto los primeros capítulos coinciden en afirmar que ̒Boves el Urogallo’ vendrá a constituir la consagración definitiva de este nuevo valor de la televisión». Por este papel Rodríguez ganó el Guaicaipuro de Oro como Revelación Artística en 1975. Su actuación fue tan impresionante, que hoy, 40 años después, sigue siendo recordada por los televidentes que tuvieron el privilegio de disfrutarla.

Sin embargo, no todo fue exitoso. En aquel momento la Sociedad Bolivariana de Venezuela, a propósito del estreno de la telenovela, produjo una protesta pública5 lo que obligó a Herrera Luque a responder, desde México —en donde ejerció funciones como embajador desde 1974 hasta 1977—: «Nadie puede decir que mi Boves es distinto al Boves de la historia»6.

Francis Rueda como Magdalena Zarrasqueta. Fuente: Alexánder
Solórzano en el foro Recordar es vivir: Las telenovelas del ayer.
R.J. Lovera-De Sola, en su artículo Relectura de Boves, el Urogallo7, señala que cuando su autor preparó la décimosegunda edición (Pomaire, 1980) revisó cuidadosamente el libro y, para responder las observaciones polémicas que se hicieron sobre la obra —especialmente la idea errónea que se tuvo en ciertos sectores de que él había alterado la historia del protagonista de su novela— le añadió una serie de apéndices, indicando claramente qué era lo histórico y cuáles eran los elementos de ficción utilizados para la creación de su novela: “Historicidad de los hechos”, 118 “Notas marginales”, “Análisis socio-psiquiátrico de la personalidad de José Tomás Boves”, “Tabla cronológica de José Tomás Boves”, con un cuidadoso “Itinerario de José Tomás Boves” relativo a los años 1812-1814, que fueron los de su acción pública y criminal. Incluyó también un “Glosario" y los “Refranes y locuciones venezolanas”.

Mucha gente se ha preguntado el porqué del apodo de Urogallo con el que se conocía a Boves. La razón nos la recuerda Lovera-De Sola: «…ello debió abrevarlo Herrera Luque en sus años de postgrado en España: el Urogallo es un pájaro de la cordillera cantábrica, asturiano por lo tanto, como también lo era Boves. Pero hay más: el Urogallo es un pájaro, dice la leyenda, que se muere cuando se enamora. Esto sucedió al caudillo cuando embelesado hasta los teque teques por Inés Corrales, una mantuana de Calabozo, con cuya familia José Tomás tenía larga amistad…. Inés al fin le había dado el sí, había hecho el amor con él bajo un bello árbol de Cotoperí, se había embarazado y le había regalado un caballo. Montado sobre aquel alazán murió aquel hombre de treinta y dos años…estaba tan enamorado, como el Urogallo, que siendo un jinete avezado, tan gran conocedor de aquellos animales, […] no probó aquel potro y se lanzó el combate, en el cual, es lo más posible, el General Cordillera, el patriota Pedro Zaraza (1775-1825), […]  de un lanzazo acabó con su vida. El caballo no reaccionó como debía, se quedó encabritado, por ello la gran novela de Herrera Luque se cierra con estas dos palabras: “¡Arre, Urogallo!”.8


Admirable el trabajo realizado por RCTV, solo en 2010 Luis Alberto Lamata se atrevería a realizar una nueva versión de la novela, Taita Boves, esta vez para la pantalla grande, en una producción que recibió críticas divididas. La protagonizaron Juvel Vielma, como Boves, acompañado por Gledys Ibarra, Luis Abreu y Daniela Alvarado. Como dato anecdótico, Pedro Durán también participó en esta cinta.

Don Rafael del Junco, en el foro Recordar es vivir: las telenovelas del ayer, brindó una reflexión que bien vale la pena compartir: «…producciones austeras, en blanco y negro, de muy bajo presupuesto, con limitaciones técnicas, lograban conmover a las mayorías, como el caso de "Boves, el Urogallo", de Francisco Herrera Luque. Y producciones con grandes presupuestos, adelantos técnicos, como "Taita Boves", y no logran despertar ni un mal presentimiento en el público...». Lamentablemente no se encuentra disponible para los televidentes la primera versión, lo cual le permitiría a la audiencia actual hacer una comparación realmente justa y así emitir una opinión objetiva.

Referencias citadas:

1 Gómez, A. La última función de Gustavo Rodríguez. Diario El Universal, 04/04/2014. Disponible en: http://www.eluniversal.com/arte-y-entretenimiento/140404/la-ultima-funcion-de-gustavo-rodriguez

2 Pirela González, A. Gustavo Rodríguez: actorazo de lujo. Revista Primicias, 14705/2012. Disponible en: http://www.primicia.com.ve/placeres/gustavo-rodriguez-actorazo-de-lujo.html#sthash.cLxNucVo.dpuf

3 Lovera-De Sola, R.J. Relectura de Boves, el Urogallo. Arte en la Red, disponible en: http://www.arteenlared.com/lecturas/articulos/relectura-de-boves-el-urogallo.html

4 Fuente: entrevista a Pedro Durán en revista Ardentía, diario El Tiempo, edición 398 del 10 de noviembre de 2013.

5 Revista de la Sociedad Bolivariana de Venezuela. Caracas, Vol. XXXII, nº 105, 1975, p.8-13.

6 El Nacional, Caracas, 24/12/1974. 

7 Lovera-De Sola, R.J. http://www.arteenlared.com/lecturas/articulos/relectura-de-boves-el-urogallo.html

8 40 años de la publicación de “Boves, el Urogallo”, de Francisco Herrera Luque. Roberto Lovera De-Sola.08/9/2012. 

1 comentario:

  1. Estupenda rememoración, cuidadosa y seria. Lamentablemente nunca vi la telenovela y no puedo hacer un juicio personal, aunque sí sé que Gustavo Rodríguez es de lo mejor que ha dado la televisión venezolana. En cuanto a Herrera Luque, he leído algunos de sus libros e intentado hacerlo con otros. Tenía muy buenas ideas, pero como escritor era muy malo. En cualquier caso, sus obras tuvieron el valor de poner la historia en boca de la gente, promover varias polémicas y abrirle camino a la novela histórica en nuestro país.

    Juan Bravo

    ResponderEliminar