martes, 5 de junio de 2012

María Montez centenaria

En el mundo legendario del cine, donde tantas bellas mujeres han reinado, hubo una latina que emergió en los años 40 y se hizo coronar como la Reina del Tecnicolor. Nació bajo el nombre de María África Gracia Vidal, pero el mundo la conoció como María Montez, apellido que tomó prestado de la afamada bailarina del siglo XIX, Lola Montés.

María nació el 6 de junio de 1912 en la provincia de Barahona (suroeste), en República Dominicana; era la segunda hija del matrimonio conformado por el comerciante español y diplomático Isidoro Gracia García y la dominicana oriunda de Baní Regla, Teresa María Vidal. Su padre se dedicaba a la exportación de madera y a la venta de tejidos.

María, quien aprendió a hablar inglés desde muy temprana edad, fue educada en un convento católico en las Islas Canarias, de donde era oriundo su padre. Desde sus primeros años demostró un carácter rebelde que le llevó a escaparse en repetidas ocasiones de ese internado.

A los 17 años contrajo matrimonio con William G. McFeeters, un rico terrateniente irlandés y oficial del ejército británico. Un día decidió aceptar la invitación de unos duques alemanes para visitar Nueva York. Atraída por el mundo artístico, primero incursionó en el modelaje, donde fue muy cotizada; luego como actriz de la Universal. Su matrimonio acabaría prontamente.

En sus inicios, María tuvo apariciones muy breves en películas de la época; su popularidad para entonces se sustentaba más en sus declaraciones en prensa y en sus apariciones en público. Sin embargo, el surgimiento de un género de películas de corte aventurero ambientadas en parajes exóticos, especialmente orientales, y el desarrollo de las cintas a color, le permitieron encontrar un espacio en el imaginario colectivo, lo cual le valió el título de Reina del Tecnicolor.

La filmografía de la primera estrella dominicana en pisar tierras hollywoodenses está compuesta por veintiséis películas -veintiuna estadounidenses y cinco europeas-, entre las cuales se encuentran Las mil y una noches (1942), La salvaje blanca (1943), La reina de cobra (1944), Sudán (1945) y La Atlántida (1949), entre otras. También participó en la obra de teatro L'Ille Heuresse (La Isla Feliz), presentada con éxito en París.

La hermosa María, quien se habia casado en 1943 con el actor frances Jean-Pierre Aumont, padre de su hija Tina, murió el 7 de septiembre de 1951, con apenas 39 años recién cumplidos, al parecer, de un ataque al corazón mientras se bañaba.

En 2010, en ocasión del 59 aniversario de su fallecimiento, el Senado dominicano aprobó una resolución para homenajear a Montez, a la que calificó como "la más excelsa actriz cinematográfica de la República Dominicana de todos los tiempos". Un rimbombante titulo que contraría las opiniones de críticos cinematográficos de la época y actuales, a quienes siempre le ha parecido una actriz enormemente limitada.

Se le ha reconocido, eso sí, su fabulosa fotogenia y su fuerte presencia en la pantalla cinematográfica, la cual ha perdurado en el tiempo, asociada a sus papeles exóticos. El crítico Terenci Moix, en su libro Mis inmortales del cine, Hollywood años 40 (Editorial Planeta, 1996), afirma que "no fue sólo una de las mujeres más hermosas de su tiempo: además, encarnó como nadie las necesidades de evasión de un mundo en guerra y, gracias a su participación en una serie de películas inicialmente denostadas, quedó como símbolo de sueños que hoy inspiran ironía y ternura en dosis iguales."

Más ácido aún, Moix precisa que su capacidad interpretativa nunca fue puesta en duda: "se supo desde un principio que no era actriz sino sultana. Cierto que, al no ser lo primero, quedó artificial en lo segundo; pero tampoco sus películas eran otra cosa que un pintoresco cortejo de galanes y doncellas yanquis bronceados para parecer árabes, polinesios, egipcios o sudaneses". Y en ese escenario de falsedad absoluta, a decir de Moix, sólo se exigía a María Montez que fuese lo que se esperaba de ella: María Montez. "Fue una señorita Hyde que no consiguió trasladar sus desdoblamientos a la pantalla, ya que si intentaba parecer expresiva el resultado era todavía peor", expresó el escritor.

Supuestamente, María dijo alguna vez: "Siempre debes actuar como si fueses la más bella y deseable mujer en el mundo. Debes exigir ser tratada como una reina, y no debes dejar que ningún director te intimide porque el público tiene la última palabra". El tiempo le dio la razón, pues a pesar de las críticas,  María continúa viva en la memoria de una gran legión de fanáticos que hoy celebran el centenario de su nacimiento.

República Dominicana le rinde homenaje

Según reseña la agencia noticiosa EFE, el gobierno de la República Dominicana celebra con un amplio catálogo de actividades culturales el centenario del nacimiento de esta diva, que va desde muestras de cine y exhibiciones fotográficas hasta conferencias y conciertos, así como la inauguración de una plaza con su nombre en su natal Barahona, a 200 kilómetros al suroeste de Santo Domingo.

La celebración incluye la presentación del 1 al 9 de junio del montaje teatral María Montez, la Reina del Tecnicolor, con la actriz dominicana residente en EE.UU., Dalia Davi, que se presentará en el Teatro Nacional de Santo Domingo y en el Gran Teatro del Cibao, en la norteña provincia de Santiago. Como dato interesante, Davi, durante su estadía en Barahona, sintió la curiosidad de preguntar a los ciudadanos sobre si conocían o no a esta famosa actriz, y sus respuestas la decepcionaron. “Da pena que en el mismo Barahona la juventud no sabe quién es María Montez; viajé allí y pregunté y nadie me supo decir quien era ella, grabé eso y lo voy a mostrar en el show, para que las personas comiencen a entrar en conciencia”.

En materia de moda, un grupo de diseñadores locales y extranjeros rendirán tributo a la actriz el día de su natalicio con una exposición de moda en la Galería Nacional del Palacio de Bellas Artes en la capital del país caribeño que lleva como nombre Ayer y Hoy María Montez. Allí, creadores buscan enlazar los conceptos de moda, cine y arte para homenajear a la también bautizada como Sirena del Atlántico. Según la nota de EFE, este evento forma parte del Caribbean Fashion Week-RD 2012 , cuya directora general, Tita Hasbún, dijo en la presentación del evento que "no solo rinde tributo a la más grande diva criolla e ícono del séptimo arte de Hollywood", sino que pretende revalorizar a Montez, quien "con su determinación y visión persiguió sus sueños y logró triunfar".

Además, el Instituto Postal dominicano ha emitido un sello conmemorativo en honor a la actriz, quien conquistó "el más exigente y competitivo escenario de su época", según dijo el director de esa entidad, Modesto Guzmán, durante el acto de presentación.

Todas estas actividades permitirán en parte rescatar del olvido la figura de la también conocida como El ciclón caribeño. Lo contradictorio de este homenaje, segun indica la agencia noticiosa, es que muchos de sus compatriotas apenas han escuchado su nombre, a pesar de que múltiples calles en el país llevan su nombre, así como el aeropuerto de su ciudad natal. Cosas de la fama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada