domingo, 3 de junio de 2012

A conciencia

Se supone que el cigarrillo mata,
que aniquila lentamente
el cuerpo y el alma.
Se supone bien
porque en cada bocanada de este cigarrillo
veo disipar mi existencia
en el amargo humo que aspiro...
mi vida dispersa en un rastro de cenizas.

                             Ida Lupino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada