martes, 3 de agosto de 2010

Marilyn mirándome en la ventana


Te imagino
apoyada en la ventana,
la mirada entre altiva e incitante.
Desdeñosa escudriñas mi figura.
¿De qué niñez perdida me hablas?
¿De cuántas sábanas desordenadas
en un amanecer que nunca llega?
Con tu escote me invitas
a tocar tu piel;
pero tu mirada, Marilyn,
tu mirada…
No deja perderme
en un torbellino ilusorio.
Sólo refleja tristeza y abandono.
Me recuerda mi soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada